miércoles, 30 de diciembre de 2009

See you next year

Desde mañana, 31 de diciembre, hasta el 10 de enero, ambos incluídos, disfrutaré de unas mini-vacaciones. Tengo que volver al "tajo" el lunes 11, así que tengo una semana y media para reponer fuerzas y hacer de todo menos trabajar.
Intentaré ir actualizando el blog aunque hay días que seguro que no apareceré por aquí, como el último día de este año o el primer día del año que viene, por aquello típico de la fiesta de uno y la resaca del otro.
Ojalá que para todos el 2010 sea mejor que el 2009.

Hasta el año que viene.

martes, 29 de diciembre de 2009

Año 2009

Diez cosas del año 2009:

1. Mantengo mi puesto de trabajo

2. He vuelto a jugar a fútbol

3. Me he comprado una bicicleta

4. Murieron mis dos abuelos paternos y mi bisabuela materna

5. Escribí un diario desde Manresa

6. Me suicidé

7. El F. C. Barcelona ha ganado todos los campeonatos que ha jugado

8. Vi a Tote King en directo

9. Estuve en Tenerife de vacaciones

10. He abierto un blog

lunes, 28 de diciembre de 2009

Ex-universitario (y 3)

En cuanto acabé el primer curso, sabía que el segundo y el tercero podían ser iguales: si caía, lo haría con honor, dignamente. Y así fueron ambos años, muy similares entre ellos. Lo aprobé casi todo a la primera, exceptuando un par de asignaturas que se me cruzaron. Así pues, me pasé tres años estudiando y dando el callo, implicándome e hincando los codos como Dios manda. La verdad es que me sentía realmente bien con lo que estaba haciendo y veía que todo el esfuerzo tenía su recompensa.
A mediados del tercer año de carrera, tuve la suerte de encontrar un trabajo que se relacionaba con mis estudios. Empecé de becario a tiempo parcial en una oficina técnica y encima me pagaban. No podía quejarme ya que el ambiente era muy bueno y me organizaba las horas según me iban bien a mí. El problema es que ya iba bastante ahogado con trabajos y exámenes, con lo cual acababa los días realmente cansado. Recuerdo que a veces me marchaba del piso a las siete de la mañana y llegaba a las diez de la noche. Fue duro pero valió la pena porque aún hoy, tras más de dos años y medio, sigo trabajando (ya no soy becario) en la misma empresa, a pesar de la famosa crisis, y me gano bien la vida.
Una vez concluidos los teóricos tres cursos que ponían fin a la carrera, me quedaron tres asignaturas sueltas y el proyecto final, con lo cual tenía que estarme otro año más, aproximadamente, para dar por finalizada esta etapa universitaria. Lo peor ya había pasado y el fin se veía muy cerca, cada vez más cerca. Una de esas tres asignaturas me acompañaba desde el primer año de mi nueva carrera. Decidí ponerme a fondo con ella y con el proyecto durante los primeros cuatro meses para tener ambas cosas finiquitadas por allá por febrero. Las otras dos y los últimos coletazos del proyecto los dejé para junio. Lo tenía todo calculado y estaba casi convencido de que podía conseguirlo.
Así, el 9 de julio del 2008 presenté el trabajo de final de carrera, con lo que alcancé el último peldaño de la escalera que había empezado a subir hace más de tres años.
Una parte de lo que soy es gracias a esos años. En el fondo, todo me ha servido de algo. No hay nadie que esté más orgulloso de mí que yo mismo.

domingo, 27 de diciembre de 2009

Ex-universitario (2)

No importaba haber estado a punto de aprobar si al final no había aprobado. En mi casa no sentó nada bien mi fracaso universitario. Pero a quien más le dolía, sin duda, era a mí. Nunca tuve problemas en clase, siempre aprobaba todo y con buenas notas, con lo cual todo esto era algo novedoso a la vez que fatal para mí y para mi entorno más cercano. Era obvio que algo debía cambiar de caras al nuevo curso. Yo necesitaba un cambio como fuera, no me veía capaz de soportar lo que tuve que aguantar tras consumarse ese inesperado fiasco. Fue un golpe psicológico duro, muy duro. Además, dejé la residencia donde me alojé casi todo el curso anterior y me fui a un piso junto con tres amigos más.
Tras pensarlo durante todo el verano (otra vez entre lavadora y lavadora), opté por dejar la ingeniería industrial y matricularme en ingeniería electrónica. Escudriñé un poco los planes de estudios de algunas titulaciones y el de ésta me atrajo más que cualquier otro, así que me decidí a dar el paso.
Tenía mucha presión encima, no sólo la que venía de mi casa, sino también la que yo mismo me empeño siempre en cargar sobre mis espaldas. Presionarme me motiva para afrontar las cosas y esta vez me salió realmente bien. Hallé las ganas que me faltaron el año anterior y, exceptuando un par de asignaturas, el resto me eran de mucho provecho. Encontré el gusto por ir a clase, por estudiar y por dedicarle tiempo y empeño a la carrera. Los exámenes, tanto los parciales como los finales, me fueron muy bien. Creo recordar que suspendí 2 asignaturas de las 9 en las que estaba matriculado y que me convalidaron las 3 que aprobé el año anterior.
Fue un buen año, la verdad. La lástima es que iba más o menos con medio año de retraso por lo del curso anterior pero lo cierto es que era un castigo más que merecido. El panorama era diferente y mejor, mucho mejor.

sábado, 26 de diciembre de 2009

Ex-universitario (1)

Hice la selectividad en junio del 2003. La realidad es que no estudié mucho porque sacando la nota mínima entraba en la carrera que yo quería estudiar: ingeniería industrial. Apliqué por primera vez la ley del mínimo esfuerzo y no me siento orgulloso, ni mucho menos. Aprobé, sí, pero no de la manera que yo quise. Para mí el fin nunca justifica los medios. Todo lo que he querido me lo he currado y en ese caso no fue de esa manera. Me hicieron un regalo que nunca merecí.
Al revés que muchos compañeros, para celebrar mi entrada en este nuevo mundo, me pasé todo el verano trabajando... y pensando en la Universidad, en esa presunta nueva vida, en estudiar para tener un futuro mejor, tanto en lo personal como en lo profesional.

A mediados de septiembre empecé la carrera. La Universidad me quedaba lejos de casa, a una media hora en coche. Precisamente en esa época me estaba sacando el carné de conducir, con lo cual tenía que buscarme la vida. El autobús era mi única salida. Teniendo en cuenta que de lunes a viernes empezaba las clases a las 8 de la mañana, tenía que coger un autobús bien temprano. Me levantaba cada mañana a las 6:30, cogía la moto hasta el pueblo de al lado y ahí el autobús a las 7:10. Tardaba unos 40 minutos en llegar y luego tenía 10 minutos más andando a buen ritmo hasta la facultad. Resumiendo, llegaba cada mañana a clase con el tiempo justo y sudando. A las 2 de la tarde acabábamos y tenía que ir corriendo y hacer el mismo recorrido que antes pero a la inversa. Llegaba a casa a eso de las 3, sin hambre y con ganas de meterme en la cama después del trote que me daba diáriamente.

Por suerte para mí y para mi cuerpo, el autobús y los madrugones se acabaron en un par de meses porque conseguí entrar en la residencia de estudiantes que estaba a 5 minutos a pie de la facultad. Gané mucho en comodidad porque lo tenía todo muy cerca. El domingo por la tarde me iba de casa y volvía el viernes al mediodía.
Lo que no se terminó nunca fue el aburrimiento de las clases. No encontré ninguna asignatura que realmente me motivara y/o gustara. Seguía aplicando la ley del mínimo esfuerzo pero los resultados no fueron los esperados. Los exámenes parciales de febrero los pasé de aquella manera, ni fu ni fa, regulín. Los exámenes de junio tampoco fueron mejor y el año se acabó con 3 aprobados y 5 suspensos, 3 de los cuales fueron con un 4. Eso no importó mucho, la verdad.

viernes, 25 de diciembre de 2009

Ya era hora

Por fin he podido catarte. Hoy era el día y yo, sinceramente, no podía esperar más tiempo. Dos horas y media encima tuyo, dándole a tus pedales. Espero que me disculpes por los charcos, por el barro y por los baches imprevistos. Cincuenta y cinco quilómetros acoplados el uno al otro, a una velocidad media de veintidós quilómetros por hora. Fíjate si hemos estado a gusto que hemos llegado a ir a cincuenta quilómetros por hora mientras bajábamos esa rampa. Y hasta nos hemos percatado de que, efectivamente, hoy no hay nada abierto en ningún sitio. Yo sí que he aprovechado el día de Navidad.

jueves, 24 de diciembre de 2009

Navidades

El 24 de diciembre se celebra la Nochebuena. El 25 de diciembre es el día de Navidad. La noche que va del 31 de diciembre al 1 de enero es la noche de fin de año. El día 6 de enero es el día de Reyes. Esto es la Navidad. Días festivos, comidas y cenas familiares y regalos. Son días en los que se le desea lo mejor a los vecinos, a los compañeros de trabajo, a la familia y a los amigos. A la par, también nos desean lo mejor a nosotros. Es más, llega a hacerse pesado decir y escuchar las mismas frases casi a diario durante todas las fiestas navideñas. Son unos días singulares, especiales. A unos les gustan mucho y otros los odian a morir. A mi me dan bastante igual.

miércoles, 23 de diciembre de 2009

Escribir un libro

Entre una de las cosas que me gustaría hacer en esta vida está la de escribir un libro. Es algo que siempre me ha rondado por la cabeza pero nunca he hallado la chispa o el impulso para llevar a cabo este cometido.
Siendo realista, ahora mismo no sabría ni por donde empezar; me falta la idea madre sobre la cual iniciar el proceso, el ambiente y el tema necesarios para desarrollar algo que vaya tomando forma poco a poco. Tengo los medios y, haciendo mil y una virguerías, estoy seguro de que encontraría el tiempo correspondiente para ponerme manos a la obra, pero siempre hay algo que me frena.

Es cierto que no soy muy imaginativo (el arte no es lo mío) y que la originalidad tampoco se me da muy bien, pero como dije antes, soy perfectamente capaz de emprender una aventura de esta índole.
Podría contar una historia de un amor imposible o hablar de una vida triste y desoladora o inventarme un personaje peculiar o hasta crear un cuaderno con los apuntes de alguna de las asignaturas que cursé en la universidad.
Todo ello requiere ganas, tiempo y paciencia. Empezar es complicado. Seguir no lo es tanto. Todo se andará. Estoy completamente seguro.

martes, 22 de diciembre de 2009

Fugaz

Sigue lloviendo débilmente. Empezó este mediodia y aún no ha parado. Entre las finas gotas se atisba tu presencia gentil, tu silencioso caminar. Has decidido llevarme entre tus pupilas y por eso vienes a buscarme. Portas sobre tus delicados hombros la verdad, el temple y la palabra. Sobrevivirás a todo sólo si quieres despertar al día siguiente. La felicidad ya es otra historia. El invierno más cálido que imaginaste jamás. La voz temblorosa intentando aguantar incólume. El cegador aroma de tu preciosa cabellera. Todo es fugaz. A lo mejor demasiado. No me merezco casi nada y lo tengo casi todo.

lunes, 21 de diciembre de 2009

Liga de fútbol 7

Hoy disputo el último partido del año de la liga de fútbol siete a la que estoy apuntado en un equipo junto con mis amigos. Siempre jugamos el lunes o a las ocho y media o a las nueve y media o a las diez y media de la noche. A nosotros, lamentablemente, nos toca casi siempre a última hora.
Se juegan dos partes de veinticinco minutos, con lo cual, entre ducharnos y llegar a casa, nos dan más de las once y media de la noche para los que vivimos relativamente cerca.
Está muy entretenido, la verdad.
Hay bastante competitividad y muchas ganas de jugar y, sobretodo, de pasarlo bien por parte de todos. A veces, incluso, creo que la gran mayoría nos lo tomamos demasiado en serio pero a mi ya me gusta.

En total hay trece equipos apuntados y, de momento, vamos octavos. Hay que decir que hemos jugado contra todos los, teóricamente, mejores equipos de la liga. Resumiendo: de ocho partidos jugados, hemos ganado tres y hemos perdido cinco, así que nos quedan cuatro partidos, contando el de hoy, para acabar la primera vuelta. Podría estar mejor pero de momento estamos contentos. Además, siempre vamos casi todos, haga frío o llueva a cántaros, con lo que queda demostrado que nos lo tomamos en serio. También entrenamos cada viernes durante una hora y media, aproximadamente.
A ver qué tal nos va hoy. Ganemos o perdamos, seguro que lo pasamos bien.

domingo, 20 de diciembre de 2009

Frío

A pesar de que hace un sol muy bonito, también hace un frío tremendo que hace que sea prácticamente imposible salir a la calle. Lo digo yo, que no soy nada friolero. Aún no he tenido los arrestos suficientes para poder quitarme todas las mantas que ahora mismo me cubren todo el cuerpo. Y es que me hubiera gustado coger la bicicleta esta mañana y salir por ahí un par de horas pero creo que lo dejaré para otro día ya que con este ambiente tan gélido me rompería al empezar a pedalear. Así pues, seguiré esperando para poder estrenarte.

sábado, 19 de diciembre de 2009

Cena de empresa

Anoche tuve cena de empresa. Fue muy bien, como pasa en casi todas las cenas. Me reencontré con viejos y no tan viejos ex-compañeros de mi antigua delegación y me lo pasé realmente bien.
La comida en estos casos es lo de menos: lo que importa son las risas, las anécdotas y el hecho de estar fuera del trabajo con la gente con la que compartes tu trabajo.

Además, la cena de ayer me ha servido para batir un nuevo récord a la hora de levantarme tarde: a las doce y media he abierto los ojos. Eso sí, a las cinco y media de la madrugada me metía en la cama.

Así que hoy, obviamente, no sirvo para mucho, como cada día después de haber salido la noche anterior. Quería haber ido al gimnasio o haber salido en
bicicleta pero entre unas cosas y otras me ha sido imposible. Lo que me conforta es que hoy no haré nada porque tengo excusa y que esa excusa ha merecido mucho la pena.

viernes, 18 de diciembre de 2009

jueves, 17 de diciembre de 2009

Ignorante por necesidad

Reconozco que a veces soy un ignorante pero lo soy sólo por necesidad, que quede claro. Primer paso: no se debe confundir la ignorancia con la prepotencia. Segundo paso: no hay que aparentar que todo nos importa porque no es cierto. De hecho, me implico de lleno con aquello que me toca directamente.
Podría hacer ver que todo me interesa, como mucha otra gente pero no veo la necesidad de mentir. Hay vidas en las que no pienso entrar. He aprendido a ignorar a las personas que no me aportan nada aunque ellos crean que me aportan algo. No es lo que más me gusta pero no tengo otra alternativa, al menos de momento.

miércoles, 16 de diciembre de 2009

Una vez al año sí hace daño

Ya era hora de que llegara el frío. No era normal estar en pleno mes de diciembre con las temperaturas tan altas que había. Ahora, por fin, se puede decir que ha llegado el invierno. ¿Y que es lo que llega con el invierno? Las Navidades. Quedan quince días para que se acabe el año y antes de esa mítica noche falta por llegar la lotería, la Nochebuena y el día de Navidad, con las respectivas comidas y/o cenas familiares. Pero no se acaba todo ahí porque después de fin de años queda una semana de semiresaca hasta que sea el día de Reyes.
Así pues, aproximadamente un mes repleto de calorías, reuniones familiares a cara de perro y gasto incontrolado y excesivo de dinero. El consumismo asqueroso y desmesurado está a punto de volverse a apoderar de todo el país. Las grandes superfícies se parapetan como pueden para poder soportar las embestidas de la gente.
El dicho popular dice que una vez al año no hace daño. La Navidad también se da una vez al año y, sintiéndolo mucho, sí que hace daño, sobretodo a los bolsillos.

martes, 15 de diciembre de 2009

Alrededor no hay nada

Joaquín Sabina - Alrededor no hay nada


El moño, las pestañas, las pupilas,
el peroné, la tibia, las narices,
la frente, los tobillos, las axilas,
el menisco, la aorta, las varices.


La garganta, los párpados, las cejas,
las plantas de los pies, la comisura,
los cabellos, el coxis, las orejas,
los nervios, la matriz, la dentadura.


Las encías, las nalgas, los tendones,
la rabadilla, el vientre, las costillas,
los húmeros, el pubis, los talones.


La clavícula, el cráneo, la papada,
el clítoris, el alma, las cosquillas,
esa es mi patria, alrededor no hay nada



lunes, 14 de diciembre de 2009

Bicicleta nueva (y 2)

Ayer lo avancé y hoy lo he cumplido. La bicicleta ya está preparada para empezar a rodar. Dicho y hecho.

domingo, 13 de diciembre de 2009

Bicicleta nueva

No tengo vicios y tampoco soy un despilfarrador. Es más, tengo lo imprescindible en alguien de mi edad y de mi situación. Compro la ropa necesaria, salgo por la noche de vez en cuando, me pagué mi coche durante cuatro años y tengo un ordenador portátil. Eso es todo. Mañana voy a hacerme un regalo que puede considerarse un capricho. Va a ser mi autoregalo de Reyes. De hecho, creo que va a ser el primer regalo de Reyes que me haga a mi mismo: una bicicleta de 250 euros. A muchos les parecerá mucho y a otros les parecerá poco pero yo no entiendo del tema y me he dejado aconsejar.
El ciclismo es, junto al fútbol y al tenis de mesa, mi deporte favorito y lo intento practicar con asiduidad.
Que quede claro que me compro esta bicicleta porque la que tenía antes (me la regalaron y en la tienda costaba 100 euros) se murió el sábado pasado: se pincharon las dos ruedas y el cambio de marchas dejó de hacer su función. Me ha aguantado un año, aproximadamente, y la he amortizado de sobras. Mañana tendré una bicicleta nueva y tengo muchas ganas de salir con ella y con mis amigos el fin de semana que viene, llueva o haga frío. Y es que las bicicletas no siempre son para el verano.

sábado, 12 de diciembre de 2009

Otro mártir más

Por si no había suficientes problemas en España, ahora se ha sumado otro nuevo. De hecho, el caso de Aminatou Haidar lleva un mes removiéndose y es que esta activista pro-saharaui está en el aeropuerto de Lanzarote expulsada por las autoridades marroquíes, su país teórico de origen, tras llegar de Nueva York, ciudad a la que fue para recibir un premio debido reconocido proactivismo. Para desencallar la situación, el gobierno español le ofrecía hasta tres opciones: asilo político, solicitar un nuevo pasaporte o adquirir la nacionalidad española. Ella no acepta ninguna de las tres y encima tiene los arrestos para decir que no se está haciendo lo suficiente para solucionar su caso.
Numerosas personalidades la apoyan a diario en su patriotismo e incluso el Rey Don Juan Carlos se ha ofrecido para mediar e intentar hallar una solución, ya que ella se ha declarado en huelga de hambre y se mantiene con vida a merced de agua y azúcar.

Si obviamos, por un momento, que se trata de lucha por una causa más o menos justa, llegaremos a la conclusión de que todo este pasteleo es harto indignante. Con la cantidad de problemas que llevamos a cuestas, a mi juicio mucho más importantes, como la falta de trabajo, la inmigración o la vivienda, resulta que todo un país (dudo que a Marruecos le importe mucho) está pendiente de esta mujer. Los periódicos, los informativos, las radios y la gente de la calle no hacen más que hablar de esto.

Que actúen los que tienen que hacerlo y que se haga todo lo posible para que esta mujer deje de copar las portadas y las noticias. Me da igual si acepta cualquiera de las tres alternativas que le han dado o si coge un avión y se vuelve a Marruecos o si se hace una casa en medio del desierto del Sáraha o si se muere de hambre. No me importa en absoluto y menos aún cuando, como dije antes, considero que hay muchas más cosas prioritarias a tratar.

En el fondo, cualquier mártir sólo sirve para inspirar a los movimientos.
En el aeropuerto de Lanzarote hay otro de ellos.

viernes, 11 de diciembre de 2009

El pueblo siempre pierde

Quedan tres días para que en muchos municipios catalanes empiezan los famosos referéndums a favor o en contra de la independencia de Cataluña. Teóricamente ésta consulta no es más que una toma de contacto con los ciudadanos para saber su predisposición a formar un estado independiente del resto del territorio español.
Se abrió fuego, hará cosa de unos tres meses, en Arenys de Munt, donde se obtuvieron un 97% de votos a favor. Eso sí, sólo un 40% de la población ejerció su derecho a voto. No hace falta decir que, a pesar de la poca participación, el resultado es realmente aplastante.
El domingo, unos 170 municipios se unirán a esta causa, a la cual, personalmente, no le auguro una gran respuesta de la gente. Los que están locos por hacer del Ebro una frontera real, son los que no pueden dormir pensando en el domingo y, al resto, les da igual al no tratarse de algo vinculante ya que tan sólo es una consulta que se hace al pueblo.

No hace falta decir que ganará el SI en todos y cada uno de los 170 municipios y que esto aumentará las tensiones entre los dos frentes abiertos ahora mismo, entre los que defienden el NO y los que defienden el SI.

A mi me da igual el SI o el NO porque creo que no servirá ni uno ni otro. ¿Seremos más ricos los que vivimos en Cataluña si nos separamos del resto de España? ¿Seremos mejores? ¿Qué ganaremos haciendo esto? Yo no le veo la mejoría, la verdad. El dinero se quedará aquí, sí, pero lo seguirán teniendo los que ya tienen los bolsillos llenos, seguirá habiendo corrupción a mansalva y continuaremos pagando impuestos por todo, tal y como ya hacemos ahora mismo.

Cuando me toque a mí, lo tengo muy claro: diré NO. Y es que el pueblo siempre pierde, gobierne quien gobierne.

miércoles, 9 de diciembre de 2009

No te queda mucho tiempo para responder

La noche se agacha por encima de mí para obligarme a ser cómplice de la oscuridad. Me invade una tímida nostalgia de cometas resplandecientes. Las campanas dan las ocho de la tarde. Las escucho como me gustaría escuchar aullar a los lobos en este preciso momento. Todavía no sabes que va a pasar mañana. Yo tampoco lo sé. Todo lo que no te digo es lo que me hace ser. No, no estoy loco, créeme. Contemplo tu belleza intacta. La calle está totalmente desierta, casi tanto como tus labios desde que no llaman a mi puerta. Ni rastro de los gatos que cada noche rebuscan entre lo que pueden para llegar a la noche siguiente. ¿Aún no sabes que va a pasar mañana? Sé que estoy en medio de la nada pero también estoy muy cerca de todo.

martes, 8 de diciembre de 2009

Blogspot y Facebook

Estoy pensando seriamente en dejar el blog y el Facebook. Es muy probable que en el 2010 no esté dado de alta en ninguno de estos dos servicios.
El que más puedo echar de menos, sin duda, es el blog. He dicho más de una vez que escribir no me supone ningún inconveniente y si no lo hago es por falta de tiempo, básicamente. Para mí es todo un logro haber llegado, con el post de hoy, a subir 255 escritos desde el 1 de febrero, que es cuando empezó esta historia. Aquí he reflejado muchas cosas de mí, quien soy, que hago, como soy, situaciones y momentos de todo tipo. Me gustaría que el blog llegara al año de vida, pero ahora mismo lo dudo mucho.

Del Facebook hace tiempo que quiero olvidarme del todo. Es una buena herramienta si se sabe utilizar. Sirve si la gente lo emplea con el objetivo por el cual fue creado, nada más. El problema es que se ha convertido en un vicio dañino, en un lugar donde la gente olisquea en las vidas ajenas sin ningún fin benévolo. Es la cripta del cotilleo y de la crítica. Acabo de mirar los amigos que tengo: 268 en total. De todos ellos, debo mantener contacto real con unos 30. Con el resto ni me llevo ni me dejo de llevar, están ahí igual que yo estoy allí.
No creo que ninguno de esos 268 "amigos" me eche en falta. Algun@s lectores ocasionales de este blog, sí. Aún tengo tiempo para pensar que hago. Aún faltan días para que se acabe el 2010. Cada vez queda menos para todo pero aún no es tarde para nada. Recuérdalo siempre.

sábado, 5 de diciembre de 2009

Radio y televisión

Si hay algo de lo que me gustaría trabajar de veras, sería de comentarista deportivo de radio. Me emociona escuchar las narraciones de los periodistas con el ímpetu con el que lo hacen, a veces, incluso, como si les fuera la vida en ello.
Desde aquí, dos recomendaciones: a los que siguen al F. C. Barcelona, Onda Cero; con el gran Alfredo Martínez, y a los que son fans del Real Madrid, Cadena Ser, con Manolo Lama. Ambos son, para mí, los dos mejores narradores que existen con mucha diferencia, por encima de cualquier otro, ya sea de televisión o de radio.
Lo mejor es ver un partido por la televisión escuchando la radio. Y quien diga lo contrario, no sabe lo que dice.







Los pelos de punta y la carne de gallina aún hoy, después de tanto tiempo. He llorado de emoción por tu culpa, que lo sepas. Don Andrés Iniesta. Viva el fútbol.

viernes, 4 de diciembre de 2009

El puto amo

Joaquín Sabina - Agua pasada

Lo peor del amor cuando termina

son las habitaciones ventiladas,
el solo de pijamas con sordina,
la adrenalina en camas separadas.

Lo malo del después son los despojos
que embalsaman los pájaros del sueño,
los móviles que insultan con los ojos,
el sístole sin diástole ni dueño.

Lo atroz es no querer saber quién eres,
agua pasada, tierra quemada,
que dé igual esperarte o que me esperes,
que no seas tú entre todas las mujeres,
que la cuenta esté saldada.

Las canciones de amor que no quisiste
andan rodando ya por las aceras,
las tocan las orquestas de los tristes
para que baile don nadie con cualquiera.

Las maletas que llegan sin tu ropa
giran perdidas por los aeropuertos,
la pasión cuando pasa es una copa
de sangre desangrada en el mar muerto.

Remendar las virtudes veniales,
condenar a galeras los archivos,
cuando al punto final de los finales
no le siguen dos puntos suspensivos.

Peor es no querer saber quién eres,
agua pasada, tierra quemada,
que dé igual esperarte o que me esperes,
que no seas tú entre todas las mujeres,
que la cuenta esté saldada.

------------------------------

Me has hecho esperar mucho tiempo pero, como siempre, ha merecido la pena. Eres grande, Joaquín, muy grande. Eres el puto amo.

Preguntas sin respuesta


Para los cristianos. Para los ateos. Para los cachondos.
Para Cristo, si es que vive, allá donde viva.

jueves, 3 de diciembre de 2009

Prometo no irme muy lejos

Ayer era tu día, ya te lo dije. Parece ser que perdiste tu oportunidad, bien por miedo o bien porque no tenías mucho que reprocharme. Te advierto que hoy todo ha cambiado y que tu turno ha pasado, para desgracia tuya. Ahora el que parte la baraja soy yo, así que puedes irte preparando. Si no quieres someterte a una cura de humildad que te baje de tu nube, márchate. Tampoco esperes que te reproche, te acuse o te imponga nada porque no vas a tener esa suerte. Estoy seguro que ignorándote tengo más que suficiente. Eso sí, te recomiendo que no sobrepases el umbral intangible que existe entre nuestro bien y nuestro mal porque no vas a salir incólume. No te pongas en evidencia más, por favor. Deja de imaginar y de hablar y, sobretodo, no te dejes aconsejar por tu nauseabundo medio circundante, por esa cercanía interesada de aquell@s que presuntamente desean tu bien. Te he dado demasiadas pistas. Espero que todo esto te sirva. No me pierdas de vista y sigue mis movimientos. Prometo no irme muy lejos.

miércoles, 2 de diciembre de 2009

Lo que te plazca

Hoy voy a rebajarme hasta donde no te imaginabas nunca. Me voy a bajar los pantalones hasta abajo para que hagas con mi culo todo lo que te plazca. Te voy a pedir perdón por todo lo que te haya hecho y por todo lo que no haya pasado nunca. Me disculpo por respirar, por mirarte, por dormir y hasta por desearte lo mejor. Fustígame con el ímpetu y con la rabia que afloran en ti cuando me recuerdas; toma mis palabras, mi cuerpo y mi alma y golpéame con la fuerza con la que el mar topa contra las rocas en plena tormenta, erosionándolas e hiriéndolas contundentemente. Quema mis sueños y tus recuerdos y haz trizas todo lo que nos dijimos. Búscame para encontrarme y mírame hasta fundirme, hasta que ya no puedas más, hasta que consumas toda la ira que aún albergas para mí. No vas a tener un día mejor para hacerlo que hoy. Reviéntame. Ódiame. Quiéreme.

lunes, 30 de noviembre de 2009

Que pase el siguiente

La cabeza me pesa toneladas. El cerebro es como una esponja exprimida. Todo eso me pasa cuando me equivoco.
Suelo errar muy a menudo, es la verdad. Lo mejor de todo es que nunca me quito el muerto de encima y asumo las responsabilidades al cien por cien, pase lo que pase.

Estoy nervioso e incómodo. Soy consciente de que voy a fallar, de que voy a acabar por arrepentirme de aquello que vaya decir o a hacer. Sin embargo, lo hago.
Me pierdo en la autocrítica. Me encanta analizarme, pensar que mis ideas y mis fines son los mejores posibles en todas las ocasiones y ahondar en los hechos para estudiar mis posteriores errores.
No me escondo ni me enorgullezco de nada, simplemente doy la cara, bien para que me la partan o bien para que me la besen, pero la pongo con todas las consecuencias.

No sé que me toca ahora. No recuerdo en que parte estoy. Párteme la cara o bésamela. Que pase el siguiente.

domingo, 29 de noviembre de 2009

A ti las tonterías te dan asco

Resulta que todos están haciendo lo que les sale de las narices. Cada uno con sus tonterías. Uno no coge el teléfono. Debe estar durmiendo, está claro. Salir cada noche es lo que tiene: durante el día tienes que estar en la cama. Otro está en su mundo, sin enterarse de nada. Lleva así mucho tiempo y ya no sabes ni que pensar. Aquel también vive en su burbuja, pasando de todo y de todos, apareciendo sólo cuando le interesa. Debe hacer cosa de un mes o así que no sabes nada de él. Esos dos no mueven ni un dedo. Se les puede caer el mundo encima pero no te preocupes porque no van a hacer nada. Si los buscas, los sueles encontrar pero no esperes que ellos hagan lo mismo contigo. El de más allá hace mucho que optó por aparecer a cuentagotas. Él sabrá lo que hace. El de más acá está muy raro últimamente. No sabes a ciencia cierta que es lo que quiere o que es lo que parece que quiere, así que optas por pasar del tema y ya vendrá cuando le venga de gusto. Otro quiere pero no puede, como su compañero. Si fuera por ellos, estarían en misa y repicando pero ya dicen que el que mucho abarca poco aprieta o que no se puede estar en misa y repicando. Queda claro, pues, que todos están haciendo lo que les sale de las narices. Cada uno con sus tonterías. A ti llega un punto en el que te da igual todo. A ti las tonterías te tocan mucho los cojones. A ti las tonterías te dan asco.

viernes, 27 de noviembre de 2009

En abundancia


A manta, a saco, a carretadas, a tutiplén, a bellón, a cascoporro,
a bocha, a granel,
a patadas, a borbotones, a chorros,
a cholón, a mansalva, a bote, a porrillo, a manojos.

miércoles, 25 de noviembre de 2009

Enigmas

Vuelven las fuertes rachas de viento que percibo tras la ventana de mi habitación. La rabia de las ráfagas barre cualquier vestigio de confusión. Todo resta nítidamente certero. Se limpia el corazón, el corazón que sabe lo que quiere, el corazón que se hace trizas a cada instante víctima de los propios latidos contradictorios.
Gotean las horas inútiles como una llovizna de parsimonias líquidas. Vivir es huir. Llega la nítida noche de puntillas como una hada sin alas que ha perdido la brújula de los sueños. Hablo con enigmas. Putas palabras de mierda. Sólo tú sabes descifrarlos. Sólo tú logras entenderme.

martes, 24 de noviembre de 2009

Nada


"Me voy como he venido: sin nada en los bolsillos"

La Fuga - Mendigo


lunes, 23 de noviembre de 2009

Hasta los pies

El hastío es mucho más duro que el cemento. Los ojos llegan hasta los pies. La rabia es menos rabia. Hay un cansancio profundo, muy profundo, principio de decadencia, una nostalgia flácida, blanda, tierna. Se avista un invierno harto complicado. Se establece un sentimiento certero por haber logrado conquistar todas las cumbres propuestas sin haber perdido aún el afán de volar más alto, más allá, cielo arriba, hasta donde el cielo y la tierra nos permitan. Hay una vida que te rodea y te acaricia, que te encariña y que te encumbra mientras se escurre silenciosa y sutilmente, como la niebla de las madrugadas de noviembre. Y tras todo esto, estás tú. Mitad sol y mitad luna, iluminando el ansiado horizonte.

domingo, 22 de noviembre de 2009

No tengas prisa

No tardarás en llegar. Escucho "Vinagre y Rosas", el último disco de Joaquín Sabina. No es ningún sueño, todo lo contrario. Abro los ojos todo lo que puedo, miro a mi alrededor. Estoy donde siempre había querido estar. La vida, yo y mis circunstancias me han dejado aquí tras muchas peripecias. No tardarás en llegar. Debes estar a medio camino de mis pupilas. Sé en lo que estás pensando. Sé todo lo que quieres. Sé tus sueños. Hasta sé la música que estás escuchando ahora. No existen los atajos para llegar a la felicidad. La vida, para muchos, es un regalo. Es una opinión respetable pero yo no la comparto. El único regalo eres tú y el futuro es medio regalo. Miro la llama de las velas que acabo de encender hace poco. Ténue penumbra. Precioso silencio. No tengas prisa. Tenemos toda la noche por delante.

sábado, 21 de noviembre de 2009

Pensamientos

Piensas en tumbarte en la cama y mirar la televisión.
Piensas en lo bien que cocina tu madre.
Piensas en que no es normal el calor que hace para ser finales de noviembre.
Piensas en que, definitivamente, vas a matricularte de ese postgrado.
Piensas en que el fin de semana es para hacer lo que te de la gana.
Piensas en aspirar y lavar el coche.
Piensas en la cena de amigos que hay esta noche.
Piensas en que tendrías que ir al dermatólogo.
Piensas en que vivir tampoco está tan mal.
Piensas en que si piensas en todo, acabarás por no hacer nada.

jueves, 19 de noviembre de 2009

Obras

En diez minutos empiezo el curso al que me apunté en octubre. Me costó ochocientos euros y la empresa donde trabajo me paga la mitad. Dura un total de cuatro meses y es cada jueves, excepto en enero, que damos clase los martes y los jueves. Está bastante bien porque se relaciona mucho con mi trabajo actual y, además, amplío conocimientos, cosa que siempre va bien (el saber no ocupa lugar, o al menos eso dicen).
Acaba de llegar un compañero. Está instalando su portátil, ya que el profesor nos dijo que lo trajeramos hoy, igual que el otro día. Así al menos la clase se hace más amena, porque lo cierto es que tres horas seguidas (de seis de la tarde a nueve de la noche) se hacen bastante pesadas.

Aquí, en la Universidad, siguen haciendo obras, tal y como cuando la dejé, hará cosa de año y medio. En la carretera por donde paso cada mañana para ir a trabajar, también. En mi calle, también. Será porque en el fondo, nunca se para de crecer.

miércoles, 18 de noviembre de 2009

Querer ser todo


A lo mejor después de la nada resulta que no hay nada más. Ni rastro de lo que podía intuir. Tinieblas entre la maleza. La ciénaga del desatino, de la derrota, del extravío. Explícame como puedo zafarme de esta carga tan pesada, de este submundo en el que aterricé sin pagar ningún peaje.
No existen los cielos infinitos de cometas. La libertad de querer ser todo. Sentimientos entrañables. Soy lo que fui y y seré todo lo que era. Mi esencia continua firme. Mis pretensiones tampoco han cambiado: sólo quiero ser una buena persona.

martes, 17 de noviembre de 2009

12 horas conmigo

7:30 -> Suena el despertador.
7:40 -> Subo al coche para ir a trabajar.
8:05 -> Llego cinco minutos tarde a la oficina por culpa de unas malditas obras que aún duraran un año y medio más.
8:10 -> Me pongo manos a la obra.
9:30 -> Hora de desayunar.
10:00 -> Se acabó el tiempo para el desayuno.
10:05 -> Otra vez a darle al coco.
14:00 -> Hora de comer.
15:00 -> Vuelta al trabajo.
17:30 -> Fin de la jornada laboral.
18:10 -> Llego a casa y me hago un bocadillo para merendar.
18:40 -> Voy al dentista porque tengo hora para una higiene bucal.
18:45 -> Me tumbo en la camilla. Espero que no dure mucho.
19:30 -> Fin de la higiene bucal. 70 euros.

A pesar de todo, podría haber sido más aburrido.

lunes, 16 de noviembre de 2009

El eco de los gemidos

Ir más lejos. Ahora estamos en el regazo, temerosos de lo cierto. No sé donde se puede llegar. Por encima de las montañas nevadas. Más allá del horizonte. Hacia nuestro cielo. Liberarse confiadamente. Vivir a fondo. Sin esquemas ni tabúes. Locura. Es equiparable a una enfermedad. Seguir sin límites. Olvidarlo todo hasta que la noche sea mediodia y la madrugada se transforme en crepúsculo. Dejar que el sol penetre hasta el último poro. Renacer, explorar, jugar, divertirse. Realidad y fantasida. Pellizcos de incredulidad. Cuando no te estás es cuando has vuelto. Cuando te vas es cuando te quedas. Enfermedad. Envidia angelical. Silencio de pasos invisibles. Todo lo que dejas. El eco de los gemidos. La fragancia de las sábanas. Melancolía.

sábado, 14 de noviembre de 2009

Trasegando



"Ni siquiera me siento solo sin ti"


Marea - Trasegando

Dulce néctar

Sentirte adentro, muy adentro, donde el cuerpo ya es espíritu y la sangre es un cauce que desemboca en un mar de estrellas. Saber que estamos unidos, que la distancia no es ausencia, que el presente es infinito si se mantiene la llama encendida. Levitar sin razón y de forma inconsciente mientras resuena tu voz a lo lejos. Tengo entre mis dedos tus espasmos. Aún sigues temblando. Me emborracho con tu dulce néctar. Así, transparentes, imprevisibles, libres del pasado y del futuro. Estás ahí aunque no pueda tocarte. Saber todo eso y reincidir, porque la felicidad es harto complicada pero es factible, porque tú existes y yo existo, ergo existimos. No es ningún sueño. Duermo contigo cuando duermo solo. Soy mejor si me abrazas. Sé todo eso y vuelvo a reincidir.

viernes, 13 de noviembre de 2009

No estoy seguro de que vayas a volver

Es así como te hallas en el centro del abismo, consciente de que, en cualquier instante, los acontecimientos pueden prepicitarse, rasgando la apariencia de seguridad que siempre creas y te rodea.
No eres capaz de mantener el equilibrio necesario que te pide el guión y conservar la calma. De repente, todo puede perder el sentido y ya no sabrías lo que piensas, lo que sientes, lo que esperas, lo que hay que hacer para encontrar la salida de este laberinto.
Alargas más el brazo que la manga para ver si al otro lado hay alguien. No quieres que prospere la desesperación más íntima, la que no quieres que nadie vea, la que no puede ser apalabrada. Aguantarás con dignidad todos los envites, al menos hasta que las rodillas quieran.
Así sueño, libre y solitariamente, como los niños más ingenuos. Mientrastanto, tú te marchas calle abajo, dejando tras tus pasos esa fragancia indescriptible que tanto me gusta. No estoy seguro de que vayas a volver.

miércoles, 11 de noviembre de 2009

Furia contenida

Hace tres años y medio que murió mi abuelo materno. En febrero de este año murió mi bisabuela materna. En junio murió mi abuela paterna. Hace poco más de un mes murió una persona muy importante. Hoy ha muerto mi abuelo paterno.
Siempre que se muere alguien conocido, me apeno por ello. Sobretodo me compadezco por la familia del fallecido que sufre por el dolor causado. En cambio, cuando se muere algún ser querido o algún familiar, no me entristezco.
Ahora mismo soy como una despensa llena de rabia, de furia contenida. Dentro de mí hay un sinfín de sentimientos negativos los cuales sólo hacen que alimentar la ira que no soy capaz de expulsar. Es un quiero y no puedo, unas ganas tremendas de entrar en cólera y reventar hasta agotarme.
Tú tambien te has marchado lejos, como los demás, y ya no volveremos a vernos. De hecho, siempre hemos estado lejos y no nos hemos visto mucho o no tanto como hubiéramos querido. Es una pena, pero es la realidad.
Sé que voy a pensar en ti como lo hago a menudo con los demás. Ya lo ves, no va a resultarte sencillo escaparte de mi vida.

Si cierro los ojos

El horizonte se ha difuminado antes de acabar la tarde. Era de un color naranja intenso, como el fuego. Las luces de la calle intentan imitar esta luz tan sobrenatural. Me ha costado dejar de contemplar con asombro tanta belleza. Escalera de colores. De negro carbón a naranja pálido. Toda la gama estaba presente ahí a lo lejos.
Un ligero viento ha sacudido las brancas más débiles de los árboles. A pesar de eso, las nubes se han hecho más fuertes y hoy han ganado ellas la batalla.
Ya no existe el color naranja, ni pálido ni intenso. Ahora sólo hay una gran mancha que a ratos se quiebra con el vuelo de los pájaros, con la agonía callada de este miércoles que está a punto de expirar.

Puedo verte si cierro los ojos. Puedo desconfiar de todo cuando no quiero confiar en nadie. Ya sabes que las noches nunca tienen prisa.

martes, 10 de noviembre de 2009

Las neuronas

Me desanimo. El futuro es una rampa que va incrementando su pendiente hacia arriba. Suerte que de vez en cuando pierdo las neuronas y olvido a mi vida. Las neuronas y tú. Sin ti el futuro sería bastante más costoso. Escucho tu voz y la oscuridad se aclara. Me acaricias como nadie me ha acariciado. Exorcizas todos los pensamientos sombríos. Sé que saldré adelante. No sé como, pero lo conseguiré. Te miro a los ojos y lo sé. Tú me haces creer en mí mismo.

lunes, 9 de noviembre de 2009

Algo falla

Algo falla. Cuando no estás al cien por cien y estás acostumbrado a estar al doscientos por cien, lo notas. Me acostaría ahora mismo, a las seis de la tarde, y no me despertaría hasta las siete de la mañana de mañana. No soy una persona que duerma mucho y no suelo estar cansado pero la semana pasada bostezaba desde las doce del mediodia hasta que me acostaba y hoy más de lo mismo.
Algo falla. Escucho a Coldplay. Hoy pasé por la puerta del instituto donde estudié desde los ocho hasta los dieciocho años. Lo que soy es gracias a ese edificio y a todas y cada una de las personas que conocí ahí dentro. Mi verdadera vida nació ahí y justo enfrente, en el campo de fútbol.
Algo falla. Hoy parece que sólo quiera haber vivido diez años de mi vida. Los demás pueden tirarse a la basura. La universidad no me ha servido para nada. De la EGB ni me acuerdo. Trabajar aún no sé de que me sirve. Nada sirve para nada. No sé que tengo. No sé que quiero. La puta verdad es que a día de hoy aún no sé que quiero.

domingo, 8 de noviembre de 2009

Abrazado a la tristeza


"Y si surgen saludos y palabras, tal vez notes la dureza de mi estilo, queriendo no herirte en nada,
y en mi soledad sólo herirme yo mismo"

Extrechinato y tú - Abrazado a la tristeza

sábado, 7 de noviembre de 2009

Llegar a lo imposible

Las palabras son lo único que tengo pero llegan hasta donde llegan. Cuando ellas se quedan cortas, la mente se colapsa y enmudece la lengua. Entonces irrumpe el silencio. El cuerpo entero se desvela. Las miradas ven el fondo del estanque turbio. Las palabras llegan a ser lágrimas. Luz. Calma. Espera. Vacía melancolía sin tus letras. La tétrica sombra que soy sin poder alcanzar el último misterio de tu deseo. La niebla de esta mañana de ausencias petrificadas me dice que siempre habrá un cristal transparente entre nosotros, que nunca podremos acercar nuestras almas, que los cuerpos se agotan y desfallecen pero el amor insiste en quererlo, en llegar a lo imposible.

viernes, 6 de noviembre de 2009

Vuelve

Vuelve el otoño más frío. Vuelven las tardes cortas de noviembre. Vuelven los domingos más inciertos. Vuelvo a caminar solo por el bosque. Vuelven los finos bancos de niebla en el seno de las mañanas. Vuelve el rocío más gélido en cualquier parque. Vuelve la sutil decadencia de los árboles. Vuelve el silencio tras las batallas. Vuelve la calma después de cada tormenta. ¿Crees que todo vuelve? ¿Crees que retorna cada instante, cada detalle, cada gesto, cada hecho de nuestras vidas? ¿Crees que se repiten, una vez y otra vez, todas las cosas de la misma manera? ¿Crees que mañana volveremos a encontrarnos en aquella playa? ¿Crees que todo esto sólo sirve para que seamos más fuertes?

martes, 3 de noviembre de 2009

No eres de nadie

La triste decadencia de los árboles. Las hojas caen sin remedio y empapelan calles y parques. Senderos oscuros. Huellas borrosas. Miro hacia el mar y no te veo. El mar es un espejo infinito donde puede reflejarse todo lo que te imagines. La libertat de la ignorancia. La libertad del olvido. La libertad del verdugo. Tardes cortas recubiertas de fría brisa marina. Te lo he dado todo. Te lo he robado todo. Te lo he enseñado todo. Esta es la última lección, sin duda la más dolorosa. La vida no es más que esto. Ahora tienes que mirar hacia el frente. No eres de nadie. Solamente de ti y de nadie más.

lunes, 2 de noviembre de 2009

Volverá a salir el sol

Esta mañana ha llovido mucho. Que lloviese no sería ningún problema si no fuera porque la lluvia desvela el alma de las piedras. Una capa de nubes ha cubierto este techo incierto e imaginario durante todo el día. No tengo prisa para llegar a ningún sitio. Espero mi veredicto, a ratos sentado y a ratos de pie. No me preocupa demasiado, si te soy sincero. El olvido no es voluntario como tampoco es voluntario el recuerdo. Llueve. Mañana vendrás y volverá a salir el sol. El cielo es un calidoscopio de grises que hoy ha girado sin parar. Sigue lloviendo. Que lloviese no sería ningun problema si no fuera porque la lluvia tiene esa rara costumbre de ablandarme el corazón.

domingo, 1 de noviembre de 2009

Cosas valiosas

La lengua natal (materna y paterna) no se elige. Lo que se elige es qué vas a hacer con esa lengua que has recibido en herencia. Hay gente que la cuida y la mima, y gente que la traiciona, que la repatea, incluso que se avergüenza de ella. Pocas cosas son tan valiosas com la lengua que recibimos de nuestros antepasados, por más que muchos se empeñen en olvidar de donde vienen.

sábado, 31 de octubre de 2009

No sé quien puede enseñarme algo

Entre la despreocupación y la preocupación, me quedo con la preocupación. Entre la utopía y el pragmatismo, me quedo con el pragmatismo. Entre el enfrentamiento estéril y el pacto, pacto. Entre fomentar el odio y buscar el entendimiento, busco el entendimiento. Ya hace un tiempo que dejé la adolescencia atrás. Y lo cierto es que me alegro. Era raro, a veces despreocupado, a veces utopista, soñador, provocador, beligerante... Ahora ya no. Me he cansado de esa crispación sistemática, de aullar a la luna, de hacerme la víctima a todas horas, de esta necesidad de enemigo contra el cual vomitar todas mis infinitas frustraciones. Son actitudes pueriles, infantiloides, adolescentes. Pero soy consciente de que, tal y como están las cosas, mi actitud tiene todas las de perder. El radicalismo crece. El ambiente se enrarece. Los profesores no saben hablar y cometen faltas de ortografía. Los políticos y ex-políticos se encargan de robar y de haber robado para morir con las cuentas corrientes plagadas de puntos y ceros. No sé quien puede enseñarme algo. Todo es un desastre. Sólo hay que querer seguridad, paz y tranquilidad. No coincido con el poeta que dijo que todo está por hacer y todo es posible: es una mentira como un campanario. Muchas cosas ya están hechas, pocas cosas quedan por hacer y hay cosas imposibles. La política no puede ser un juego de niños. Las masas las convoca el diablo. No vale la pena destruir el inestable equilibrio de la convivencia. No hay que fomentar la discordia. Entre la despreocupación y la preocupación, me quedo con la preocupación. Sólo preocupándonos conseguiremos salvarnos.

viernes, 30 de octubre de 2009

Tote King - Yo soy



"Soy la crítica más dura, la paz y la guerra,
el mayor amante de literatura sobre la faz de la tierra"

Último viernes de octubre

Ayer viste en vivo y en directo a Tote King y te gustó mucho. Lo viste empezar y acabar, cosa que no imaginabas. Te acostaste a las cuatro y media de la madrugada y a las ocho de la mañana ya estabas despierto. Lo primero que has hecho ha sido ir a pasear con el perro entre la fría neblina que arropaba las calles. Quieres que haga frío de una vez. Tendrías que poner gasolina en el coche. Tendrías que ir a comprar el pan. Tendrías que ir al gimnasio. Tendrías que cortarte el pelo. Tendrías que afeitarte. Seguramente te habrán ingresado la nómina de este mes. Último viernes de octubre. No quieres pensar en nada. Todo tiene que ver contigo.

martes, 27 de octubre de 2009

No saber como acertar

Es ese sentimiento de no saber como acertar. Es como estar seguro de que cualquier cosa que hagas, por más que la pienses y la repienses, va a salirte mal. Y si no la piensas, más de lo mismo.
Es como querer pedir perdón por todo cuanto acontece en relación con tus actos. Aunque no hayas hecho nada malo ni tengas que arrepentirte por nada, estás dispuesto a disculparte sin saber exactamente por qué lo haces.
Es esa sensacion de querer quedarte y querer irte. Deseas irte ahora pero dentro de un minuto te gustaría volver a estar en este lugar. Anhelas quedarte pero en pocos momentos vas a morirte de ganas de marcharte de aquí.

Es ese momento en el que crees que todo puede acabarse o todo puede empezar. Avanzar con cautela o aguardar a que llegue algo que, por otra parte, jamás sabrás si llegará a producirse.

Es esa maldita corrosión que aparece por arte de magia y que se agarra al cerebro y exprime los ojos. No se debe olvidar si se quiere recordar para siempre de la misma forma que no se debe recordar nada si se quiere olvidar todo.

De todas formas, nadie, absolutamente nadie, está obligado a hacer nada más cuando ha hecho todo lo que ha podido.

lunes, 26 de octubre de 2009

El secreto de la vida


El secreto de la vida es trabajar y creer en lo que haces a pesar de los obstáculos y de los gilipollas. Además, si es posible, no hay que tener secretos, no hay que esconderse de nada, no hay que mentir y hay que ser transparente. Si consigues todo eso, lograrás ser alguien muy poco interesante, que al fin y al cabo es lo mejor que puede pasarte tal y como están las cosas ahora mismo.

domingo, 25 de octubre de 2009

Destierro

Cuando voy solo por la vida es cuando redescubro el mundo exterior con renovada admiración. Como ese prisionero platónico que pudo zafarse de las ataduras que lo confinaban en el sombrío fondo de la caverna, así me libero de mis obligaciones no escritas para poder disfrutar de la verdadera luz.
Pero, en seguida, me introduzco en esta caverna cibernética y la luz se torna translúcida, casi grisácea. Soy un traficante de sombras. Palabras para ti. Palabras para este blog. Demasiadas palabras. Ganas de no saber nada. Ganas de no haber sido. Sombras que tapizan las paredes de esta habitación. Mi única libertad son los minutos de silencio que puedo aprehender tras cada uno de mis sufridos y anhelados destierros.

viernes, 23 de octubre de 2009

Problemas informáticos

Se me ha roto el ordenador y, como siempre, ha sido por arte de magia. De golpe, todas las ventanas que tenía abiertas, se han cerrado y me ha salido un mensaje de error. Tras aceptarlo, me quedaba quieto en el escritorio. Cada vez que intentaba acceder a cualquier aplicación, me salía otro mensaje de error. El truco de reiniciar no ha servido esta vez. El truco de apagar y encender ha funcionado a medias: lo he apagado pero al encenderlo me ha salido otra ventanita con un mensaje y, al cerrarla, se ha quedado la pantalla en negro.
Lo he llevado a reparar. ¿Esta tarde me lo podré llevar? Hoy es complicado. ¿Y si me paso mañana por la mañana? El sábado y el domingo los técnicos no trabajan. El lunes o el martes ya te llamaré, contando que sólo sea quitar un virus o formatearlo, claro. Eso sí, si se trata de algo de hardware, que no lo creo, son cuarenta euros por abrir y hacer un "diagnóstico", más la mano de obra...
En la universidad, un profesor de Informática Industrial me dijo que la informática, en el fondo, sólo sirve para dar problemas y que otros vivan de ir arreglando esos problemas. Pues en la tienda de mi pueblo ya tienen uno desde hace un rato y yo tengo otro hasta el lunes o el martes.

jueves, 22 de octubre de 2009

Fracasado

El fracasado sufre una tendencia enfermiza: se pasa la vida vigilando los pasos ajenos para poder descubrir algún fallo, un tropezón, otro pequeño resbalón o desliz con el cual poder sentirse aliviado por un instante de su insoportable condición de fracasado.
Por su parte, el resto recogen victorias y avanzan hacia algo incierto, pero avanzan... Encallado, el fracasado sigue pendiente, día tras día, resiguiendo el rastro de más máculas cercanas, ratificando así su existencia amarga, estéril, miserable, inútil, redundando en la negatividad.

Este es el único consuelo que le queda porque, de hecho, la vida del fracasado es terriblemente infernal: sólo desea el mal de los otros para sentirse un poco menos desgraciado.

miércoles, 21 de octubre de 2009

Digamos que...


Digamos que no hace falta huir demasiado lejos. Siempre puedes hallar otra guarida en la calle de al lado, un escondrijo que te resguarde del menosprecio, una caverna pequeña y sucia para pasar el resto de los años que faltan para tu epitafio.
Digamos que tampoco hace falta lamentarse tanto, la verdad. Ella tiene razón: eres su pasado. Lo peor que puedes ser es ser el pasado de alguien. Sobre el futuro prefiero no decir absolutamente nada. Lo encuentro de muy mal gusto.

He vuelto a casa

Lleva lloviendo más de tres horas y no parece que vaya a pararse. Quizá no es lo mejor tras volver de un viaje de cuatro días por Madrid, Jaén y Granada pero ahora mismo el sol no va a salir. Y si sale, no va a poder brillar.
Ayer, a eso de las siete menos cinco de la tarde, despegó el avión que iba a traerme desde Granada hasta Girona.
No soy un fan de los aviones pero en ellos se puede vivir uno de los mejores momentos que uno puede tener. Suele darse un par de minutos después de despegar y un par de minutos antes de aterrizar y tienes que estar sentado en el asiento que dé a la ventanilla.

Ayer, por suerte, pude vivir ese momento de día y de noche. De día, y tras despegar, contemplé la ciudad de Granada y sus alrededores, a vista de pájaro. Precioso. Increíble. De noche, antes de llegar, intuyendo la ciudad de Girona entre carteles gigantes luminosos y farolas de luz anaranjada. Genial. Fantástico. Aterrizaje. El reloj me marca que son las ocho y diez de la tarde. Llego con un cuarto de hora de adelanto. Fin del trayecto. He vuelto a casa.

viernes, 16 de octubre de 2009

Vacaciones (2º parte)


Mañana empiezo dos semanas de vacaciones bien merecidas, a mi juicio.
Me marcho de sábado a martes a conquistar Madrid, Jaén y Granada junto con mis amigos.

El miércoles ya os contaré qué tal ha ido.
A portarse bien y a cuidarse mucho.

Sed buenos.

martes, 13 de octubre de 2009

Abismo

Cuando llegas al final tienes que decidir si sigues hacia delante o te das la vuelta. Todos los finales son iguales. Todos los principios son iguales. El intermedio es un juego de niños que necesitan entretenerse. No hay nada más triste que un niño aburrido.
La vida entera es una farsa. Cuando te das cuenta, querrías darte la vuelta o tirarte al abismo esperando que tus brazos puediesen convertirse en alas. Darse la vuelta es de cobardes. O al menos eso cuentan los sabios.
No me hagáis caso. Probablemente soy un psicópata, pero de los buenos, así que nadie tiene que preocuparse. Cuando lleguéis al final descubrirés que el carácter es el destino. Os lo juro.

lunes, 12 de octubre de 2009

Todo será tiniebla

Vendrán días peores. Tendrás más problemas, de todos los colores. No es la rabia, ni tan sólo el odio, sino la pulsión primigenia que acelera los frágiles latidos del corazón. La impunidad imposible. Cada gesto, cada palabra, cada silencio, nos acercan un poco más a la sentencia definitiva. No existe escapatoria. Si sabes mantener la calma, habrás vencido. La racionalidad empieza cuando somos capaces de parar el automatismo de la reacción. La suprema racionalidad humana culmina en la inacción.
Hagas lo que hagas, resultará completamente inútil. La fragilidad gobierna el destino de los hombres. Tal vez haya algo después. A lo mejor existe la justicia pero vendrán días mucho peores. Lo que falta no es agradable. La verdad es sólo otra perspectiva posible. El que ataca siempre es débil. El fuerte se mantiene incólume. Piensa que la vida ha estado suficientemente generosa. Escribes un blog, tienes un trabajo y un sueldo dignos, haces deporte, tienes família y amigos y puedes ver el sol todos los días. Piensa que nadie puede robarte tu tesoro: el camino hecho hasta aquí, está marabunta de pasos hasta vislumbrar cada vez más cerca el horizonte...
La sangre roja. El otoño que desnuda los plantaneros de la riera. Los niños que juegan entre las hojas secas. Vendrá el invierno y todo será tiniebla. Allí, a lo lejos, donde se ven todas las cosas borrosas o incompletas.

domingo, 11 de octubre de 2009

La melodía del destino

Aquello que no oso escribir en este blog es aquello que me define, no lo que escribo. Silencios que entredicen, palabras que esconden sentidos esotéricos, la ironía más sutil, el latido de la prosa que baila al compás de la melodía del destino.
Este otoño indolente. Los cielos del color de la ceniza. Sentirme lejos y cerca a la vez. El pozo tras el espejo de la noche. La duda que sesga lo improbable. La arena que entierra tus sábanas. El silencio de los dioses que lo saben casi todo.

Por una vez no tengo prisa. Por una vez he entendido que el mundo pertenece a los pacientes. Y ya que no puedo creer en nada más, creo solamente en mis palabras.

viernes, 9 de octubre de 2009

Gáname

Has sido tú quien has empezado esta guerra. No esperaba, bajo ningún concepto, que dieras por concluida esa tregua incierta que rondaba desde hace un tiempo por nuestras miradas.
Reconozco que no esperaba este golpe inicial tan sutil y, por eso, no he tenido más remedio que sucumbir ante ti, ante esa insultante superioridad que has demostrado en todo momento.
Cualquier intentona mía por reaccionar se veía siempre contrarrestada por un movimiento voraz, rozando mis puntos más débiles, haciendo mella lentamente hasta vencerme.
Con decisión y firmeza has estado impecable mientras ha durado la batalla. Sin estrategias, dejando que cada cuerpo se despojara de su mente, volviendo los ojos hasta dejarlos en blanco, respirando fuerte y entrecortadamente.
Ahora vas más rápido. Un poco más rápido. Creo que puedo controlarte. Mirándonos fijamente. Sin pensar. Nada ni nadie, nada ni nadie. No sé que tienes pero me gusta demasiado. Vuelve a mirarme otra vez. Muérdete el labio. Me encanta cuando lo haces. Préstame tu mano. Acaríciame de nuevo. Voy a perder. El silencio que rompes brevemente. Ojalá no se acabe esto nunca. Estás a punto de conseguirlo. Gáname. Vamos, gáname. Hoy no me importa que me derrotes. Nunca me había gustado tanto perder.

miércoles, 7 de octubre de 2009

Descontrol

Me descontrolo. El problema es que me descontrolo y mi puñetera obsesión se llama control. Como si, de repente, perdiese los papeles de mi guión y tuviera que improvisar un discurso demencial que me aleja del argumento base.
Cuando las cosas van bien resulta todo muy sencillo. El problema se da cuando las cosas dejan de ir bien. El problema es esta necesidad imperiosa, cada vez más imperiosa, de salirme por la tangente desballestando mi asquerosa rutina, mi maldita normalidad.

Mi descontrol refuta la trayectoria lineal de un pasado que he bastido a copia de esfuerzo y perserverancia. Y, de golpe, como si todo me resbalase, como si todo lo que he sido y todo lo que he hecho hasta hoy fuese un simple castillo de arena, me transformo.

No está claro que la vida tenga que tener un argumento recurrente. Cualquier control es siempre represivo. Estoy harto de repetirme, de saber lo que pasará mañana, de ser normal, previsible, etiquetable...
Por eso me descontrolo. Y, por eso, tal vez la felicidad no sea más que este parentesis vital en el cual, durante un incierto espacio de tiempo, me escapo de todo.