martes, 7 de julio de 2009

Promesas que no valen nada


En la primera etapa de este blog subí posts casi a diario, tal y como prometí. Queda claro, pues, que soy alguien que cumple su palabra, circunstancia extrapolable a todos los ámbitos imaginables de mi existencia.
Si prometo algo, lo cumplo. Si no voy a poder cumplir, no prometo nada. Hay mucha gente que debería hacer lo mismo. Si no eres capaz de mantenerte en tu sitio lo mejor es que te calles o que te escondas pero no incumplas tus palabras porque entonces es cuando mientes.

Ahora no prometo nada. No sé cada cuanto escribiré porque a lo mejor no vuelvo a aparecer por aquí. Será que no me lo tomo tan en serio como antes o que me he dado cuenta, tras todo este tiempo suicidado, que hay promesas, como dijeron Los Piratas, que ya no valen nada. Absolutamente nada.

1 comentario:

  1. Me alegro mucho que hayas vuelto!!
    Escribir no tiene que ser una obligación diaria. No va a ser menos "serio" por darte la libertad de reposar y seguir cuando quieras.
    Uno tiene que escribir cuando le apetece contar algo. Y tu siempre tienes historias profundas que contar!

    Animo =)

    ResponderEliminar